Las últimas tendencias en gastronomía

¡Anímate al sabor!

Estamos acostumbrados a utilizar frutas para preparar postres, meriendas, jugos o desayunos, pero no tanto a incluirlas en los platillos salados, salvo algunas conocidas excepciones como la pizza de piña o la ensalada waldorf.

Una de las cuestiones principales a tener en cuenta, es que la fruta es altamente beneficiosa para nuestro cuerpo. Es una fuente de energía natural para el organismo por su alto contenido en fibra y antioxidantes, por lo que es beneficiosa por sus nutrientes y vitaminas.  

El primer paso para incluirlas en el universo de “lo salado” es liberarnos de todo tipo de prejuicios y animarnos a probar. Quitarnos de encima el “no me apetece” sin antes haberlo degustado.

Lo siguiente es informarnos. Conocer qué tipo de fruta combina mejor con determinados ingredientes o platos. Si realizamos las uniones incorrectas seguro concluiremos que la fruta y lo salado no se llevan bien.

A grandes rasgos, los cítricos combinan mejor con las carnes blancas y los pescados, mientras que los frutos rojos van bien con las carnes rojas. Los frutas típicamente tropicales, con mayor contenido de agua, como el melón y el mango pueden ser incluidas en ensaladas.

Algunas opciones tentadoras pueden ser:

- Foie a la plancha con una confitura de frutos rojos

- Ensalada de pollo y cítricos

- Salmón grillado con salsa de mango

- Ensalada de kale con higos y moras

- Brochetas agridulces de manzana al curry

- Bondiola al horno con guarnición de ciruelas

 

Si sientes curiosidad y quieres sumarte a esta nueva tendencia en gastronomía, te recomendamos que comiences de a poco. Lo ideal es iniciar por las ensaladas, incorporar algunas frutas en las guarniciones, para luego pasar a los mariscos carnes blancas y finalmente las rojas. Es cuestión de ir adaptando al paladar a sabores nuevos para poder disfrutarlos al máximo.

 

7a0ec2c267a4265531622803ba9b27406d60840a.jpeg