Las últimas tendencias en gastronomía

Cómo lograr el maridaje perfecto.

Entrada
Lo mejor son los vinos blancos secos, el champagne, los rosados jóvenes y los secos tipo Jerez. Sauvignon Blanc, Riesling y Viognier revelan una armonía sorprendente, pero los complejos aromas de un Brut o un Extra Brut y su combinación de burbujas, frescura y sabor, los convierten en la bebida ideal.

Arroces y pastas
Las pastas admiten blancos, rosados ligeros y tintos del año, lo fundamental es que sean equilibrados, refrescantes y bien frutados. Un Chardonnay simple y frutal o un Viognier aromático e innovador no fallan.

Pescados y mariscos
Lo ideal son los blancos secos y con o sin madera como el Chardonnay, el Viognier, el Sauvignon Blanc y el Torrontés.

 

Carnes blancas
Las aves son ideales con vinos blancos secos y dulces como así también con tintos jóvenes o maduros pero de cuerpo suave, y si están muy condimentadas lo mejor es optar por espumantes. El cochinillo y el cerdo admiten tintos como Syrah, Pinot Noir, Bonarda y Malbec.


Carnes rojas
Lo ideal son los tintos de guarda, preferentemente los blends.

Quesos
Los quesos de cáscara dura como el Sardo, Provolone, Pepato y Parmesano se acompañan con tintos de buen cuerpo como el Cabernet Sauvignon o el Merlot y blancos dulces como el Sauternes o el Jerez. Los semiduros como el Pategrás, Fontina, Gruyére, Cheddar y Emmental con tintos como el Malbec, el Pinot Noir o el Syrah. Los quesos frescos con espumantes, los fundidos con blancos o rosados y los azules con vinos dulces blancos o tintos fortificados.

Postres
Los vinos más adecuados para acompañar el postre son los dulces naturales o cosechas tardías y los licorosos, cuya graduación alcohólica es más elevada.

 

52659aebc33de9c82b03585137bfce534ae3d86c.png