Las últimas tendencias en gastronomía

Hablemos de verdes

De niños, tendemos a temer al verde a la hora de las comidas. A medida que crecemos, muchos de nosotros comenzamos perder el miedo y probamos poco a poco distintos tipos de vegetales de todo tamaño, color y sabor. Sin embargo, aún como adultos, no siempre llegamos a conocer estos alimentos lo suficiente, como para preparar comidas que realmente aprovechen y potencien su sabor.

Es por eso que aquí te pasamos algunos consejos rápidos para preparar platos deliciosos que van a hacer cambiar definitivamente tu mirada sobre estos vegetales.

Kale: El verde de moda está lleno de antioxidantes y nutrientes como fibra y vitaminas A, K y C. Dado su bajo recuento de calorías, la col rizada o kale, es uno de los alimentos más ricos en nutrientes del planeta.

Consejos de cocina: El Kale es una de esas cosas que se deben cocinar rápidamente a mucha temperatura, o a fuego lento y suave durante bastante tiempo. Una preparación rápida de los tallos resultará esencialmente en una espinaca más sabrosa y densa que se puede mezclar con muchas otras cosas (quinoa, arroz, patatas fritas). A fuego lento, en cambio, ablandará los tallos densos y le otorgará un delicioso sabor.

Espinaca: Con un valor nutricional similar al del kale, la espinaca es una gran opción para incluir en tus comidas

Consejo de cocción: Debido a su estructura celular, la espinaca absorbe la grasa láctea mucho mejor que el aceite, por lo que la próxima vez que quieras un salteado rápido de espinacas y ajo, opta por la mantequilla. Así la prodrás cocinar sin una dejar sensación grasosa.

Acelga: A menudo utilizada en la cocina mediterránea, la acelga es conocida por sus tallos muy multicolores y sus beneficios nutricionales típicos de los verdes, altos en proteínas y fibras.

Sugerencia de cocción: La acelga puede ser un poco difícil de manejar una vez que se corta, por lo que es recomendable envolverla en toallas de papel húmedo todo el camino hasta los tallos para que se mantenga agradable e hidratada. Después de eso, cocinarla con confianza.

Collard: Las hojas de collard son menos amargas que las del kale y tienden a ser unas de las más versátiles de las verdes. Además son excelentes antioxidantes.

Sugerencia de cocción: Agregar un chorro de vinagre (vino tinto, sidra de manzana o jerez pueden servir también) para aclarar tus collards.

Repollo: El repollo es un alimento básico en las tradiciones culinarias que van desde Irlanda hasta Asia.

Consejo de cocina: Una vez introducido el repollo en el agua hirviendo, mantenerlo el menor tiempo posible (hasta que la verdura empiece a encogerse). Si se cuece demasiado aparece el mal olor y el repollo comienza a perder el color y sus propiedades nutritivas.

 

ea05dc0c802a12aea5dd9194c6e31bd19c90eca0.png