Las últimas tendencias en gastronomía

Una taza, muchos beneficios.

Ya sea que tomes una taza para el desayuno, la merienda o incluso después de comer, sabes que puedes contar con su gran poder reactivador de la concentración y función cognitiva, pero estos no son sus únicos aportes. Atento, que los hay muchos y variados:

 

 

  • Es un increíble antioxidante

Y uno de los mejores. Puede retrasar el envejecimiento de las células ayudando a mantener la juventud de los tejidos de la dermis, a evitar la formación de arrugas prematuras y mejorar tu salud cardiovascular.

 

  • Es digestivo

El café estimula la secreción gástrica, activa la producción de la bilis y la contracción de la vesícula biliar. Por lo tanto, facilita la digestión.

 

  • Disminuye la probabilidad de sufrir enfermedades neurodegenerativas

Los bebedores de café pueden tener hasta un 65% menos de posibilidades de padecer alzhéimer, y entre un 32% y un 60% de sufrir párkinson.

 

  • Combate la diabetes

Diversos estudios han mostrado que quienes consumen café tienen un riesgo entre un 23% y un 50% menor de padecer diabetes tipo 2 (siempre que a la vez se realice actividad física como complemento).

 

  • Contiene nutrientes esenciales

Una taza de café contiene riboflavina (vitamina B2), ácido pantoténico (vitamina B5), manganeso, potasio, magnesio y niacina.

 

  • Es un exfoliante de la piel

El uso de productos con cafeína y la realización de masajes a base de café son beneficiosos para combatir las varices y prevenir su aparición. También puedes encontrarte con jabones a base de café ya que su textura los hace efectivos para suavizar las zonas ásperas de la piel, tonificarlas y darles más firmeza.

 

Por último, aclaramos que todos  estos beneficios están previstos para el consumo de café negro, sin crema y con moderada cantidad de azúcar o edulcorante.

¿Qué esperas? ¡Ve ya a disfrutar de un buen café!

7e11e59f2f14f4a311c7e2280696516cb1dff93b.jpeg