Disfruta tu hogar como siempre lo soñaste

Deco para el calor

Decoración para el calor.

Los estímulos visuales son muy importantes para sentirnos frescos en casa. Presta atención a los colores y texturas que tienes a tu alrededor, y decora en función de la temperatura.

 

Telas

Si tienes sofás o muebles aterciopelados o de telas gruesas, cúbrelas con cobertores de lino o de algodón para que cuando los uses, tu piel no esté en contacto directo con los tejidos que generan mayor calor.

 

Opta por caña

Las piezas de bambú, caña, mimbre o ratán, te trasladarán inmediatamente a la playa y casi que sentirás el frescor de la brisa del mar en tu casa. Son súper frescas y prácticas.

 

Ten en cuenta los colores.

Siempre que puedas, opta por el blanco, el azul y tonos, en su mayoría, frescos. También puedes sumarle algunos toques de colores vivos como el amarillo, verde o naranja, pero procura siempre no incluir tonos demasiado fuertes.

 

¡Suma verde!

Las plantas son un buen recurso para refrescar y purificar el aire. Rodéate de ellas. Cactus, hortalizas, flores, ¡lo que quieras! Las plantas siempre quedan lindas y son una gran ayuda en ambientes de humedad excesiva.

 

Amor por las ventanas (y las persianas).

Si tienes cortinas pesadas, no serán de gran ayuda combatiendo el calor. Sustitúyelas por visillos más ligeros o persianas venecianas/americanas que te permitan regular la luz y no dejen que los rayos del sol calienten en exceso tu hogar.

 

Sombra exterior

¿Tienes la posibilidad de sumar un toldo en el exterior de las habitaciones con más luz del sol? ¡Hazlo! Esto evitará que el calor llegue hasta el interior de casa o que lo haga en menor medida.

 

OTROS CONSEJOS PARA HACER FRENTE A LA OLA DE CALOR

Siempre que puedas, apaga por completo los electrodomésticos, ten bombillas que no se calienten demasiado y mantén la casa a oscuras durante el día, abriéndola por la noche para dejar que la brisa más fresca ingrese.

 

c568328990ef36f9bdd45b501b96af78e700aeb1.png