Disfruta tu hogar como siempre lo soñaste

Espacios minimalistas

El minimalismo surge a finales de la década del 60 en Nueva York como una forma de reacción a los estilos recargados de esa época, principalmente el pop art.

El lema de este movimiento podría resumirse en la frase “menos es más” ya que se caracteriza por la simplicidad de las formas, los espacios amplios y despejados, los colores puros y neutros y la claridad visual.

El minimalismo consiste en crear cada ambiente con el mínimo de los elementos, de forma que se elimine todo el exceso, lo innecesario o lo que pueda resultar puramente accesorio. La idea es construir espacios donde cada cosa tenga su “razón de ser” y sea funcional, dejar de lado las excentricidades para lograr una unidad de estilo sobria y ordenada.

Si quieres transformar tu hogar inspirándote en este estilo, hay algunas cuestiones que debes tener en cuenta:

 

La selección de colores: usa colores puros y tonos suaves. Predominan el blanco, el crudo,  el beige y el negro. Puedes darle un toque de color a los ambientes a través de los detalles como unos almohadones bordó o una alfombra pistacho, pero de ninguna forma se debe abusar de ellos. Lo más importante en que haya una unidad de estilo.

 

Pensar los materiales: el minimalismo está muy arraigado a la naturaleza, por eso la importancia de utilizar materiales como la madera, el vidrio, piedras o en estado rústico como el cemento alisado y el alambre.

 

La elección de los textiles: Las telas que se elijan para la decoración deben ser simples y de preferencia lisas. Se debe evitar los estampados estridentes con muchos colores o variedad de patrones.

 

Si sientes atracción por este estilo y piensas transformar tu hogar basándote en la tendencia minimalista, te recomendamos que comiences con pequeños cambios, como el color de las paredes, o eliminando todo aquello que sientas que está demás o irrumpe con la claridad visual de los espacios.

 

cb920ebae55419035ca65891a99560ff85a1206e.jpeg