Descubre lo último en deco, tecnología y medio ambiente

Clean Sleep

El clean sleeping no es ni más ni menos que lo que los somnólogos llaman la higiene del sueño. Es un revival del conocido concepto de respetar el valor del sueño en una sociedad que lo dificulta crecientemente: dormimos unas dos horas diarias menos que hace 40 años; cuanto más iluminamos nuestras vidas, menos dormimos.

Hay que tener en cuenta que un mal descanso tiene serias consecuencias en el organismo. Las alteraciones se producen en tres niveles:

En lo cognitivo: repercuten en una peor capacidad para desarrollar las tareas habituales.

En lo emocional: se produce inestabilidad e irritabilidad.

En lo físico, hay mayor propensión a la obesidad, la diabetes y entre otros.

Esto sucede debido a que, al no descansar bien, se producen desequilibrios hormonales, suben los niveles de ghrelina -que es la hormona que dispara la sensación de hambre y bajan los de leptina, que se encarga de hacernos sentir satisfechos.

Consejos a tener en cuenta:

  • Procurar no acostarse inmediatamente después de haber cenado. Conviene en lo posible, ni comer ni ingerir botanas durante las 3 horas previas a dormirse.
  • No utilizar dispositivos electrónicos en el cuarto, ya que la ansiedad que producen y la fuerte iluminación que poseen dificultan la relajación necesaria previa al sueño.
  • No hacer ejercicio físico demasiado intensivo después de las 17 hs aproximadamente.
  • Mantener la temperatura del cuarto fresca y renovar el aire cada día.
  • Evitar utilizar la cama para las obligaciones y tareas tediosas, como el trabajo.
  • Mantener el orden y tener el ambiente limpio y perfumado. Un ambiente limpio se encuentra también libre de gérmenes y su energía se vuelve positiva.
  • Ordenar y organizar el dormitorio, ya que el desorden genera un estado de estrés continuo y la mente intenta constantemente ordenarlo.
d37fe9de42cd87018c83cba2aaa34996c706eeff.jpeg